The ship of Odysseus - Le navire d'Ulysse - La nave di Ulisse - Das Schiff von Odysseus - O navio de Odisseu - Het schip van Odysseus - Fartyget Odysseus - הספינה של אודיסאוס - Skibet af Odysseus - Το καράβι του Οδυσσέα - 奥德修斯的船 - オデュッセウス - Корабль Одиссея - سفينة أوديسيوس

miércoles, 8 de mayo de 2013

Aquellas conversaciones

Echo de menos aquellas conversaciones con algunos amigos, más interesados en asuntos políticos en las que poníamos sobre las mesas nuestras opiniones sobre los distintos asuntos de estado y las principales formas de afrontarlas, en especial, las que se relacionaban con los dos partidos con mayor porcentaje de votos como eran el PSOE y el PP.

Aquellas conversaciones ya no están presentes en la mayoría de nuestros encuentros, y no precisamente por una merma en nuestro interés sobre asuntos políticos, aunque si en parte; sino porque aquellas conversaciones políticas, hoy ya no abordan análisis de la realidad, no proponen ideas, no sirven para nada, todo aquello ha dado paso a un sentimiento de amargura que nos lleva a blasfemar en arameo y un sentimiento de tirarnos al monte pistola en mano o plantar guillotinas en medio de las plaza de todos los pueblos de este cochino país y empezar a apurar cortes de pelo a políticos de uno y otro bando.

Porque la realidad presente solo es menos triste que el futuro que intuimos y los que son nuestros representantes políticos ya hace tiempo que dejaron de escucharnos, de mirarnos a los ojos salvo para pedir nuestro voto cada cuatro años. Creyentes de la conciencia de todos los españoles sin serlo, se refugian en sus atalayas del autismo y la propaganda para los engañabobos y los acólitos ideológicos. Y es que ya no hay política, solo fanatismo atrincherado en plenos, por no quedar, ya no quedan ni las políticas económicas clásicas, aquellas con las que se construyeron los cimientos del siglo XX.

Los ciudadanos salimos a las calles para protestar contra las medidas que se toman y con las que no estamos de acuerdo aun a sabiendas que no servirá de nada, que solo será un acto para visualizar nuestra disconformidad, para  manifestar nuestro descontento con esta realidad. Salimos sin ninguna esperanza, solo por el egoísta hecho de poder consolarnos diciendo: por lo menos lo intenté. Y mientras secamos nuestra amargura en ese pañuelo, asistimos perplejos a las declaraciones de distintos políticos donde con las que nos ignoran, cuando no nos etiquetan, desprestigian o faltan al respeto.

Echo de menos aquellas conversaciones, aunque por otra parte no, porque al final resultó que estábamos todos equivocados, ya no quedan partidos políticos que defender, ni ideologías por las que luchar, ya solo queda ver como se desmantela este país a manos de los distintos fanáticos que nos gobiernan y que los sustentas. Ya solo queda esperar que algún país decida que somos bien recibidos, porque en esta vieja piel de toro, solo queda la eterna sangría colectiva a manos de nuestros propios compatriotas.

No hay comentarios: